Entender la Abogacía y Conocer a nuestros Clientes, nos hace ser un Despacho Diferente

“Te escuchamos, te comprendemos

Contar con sólida formación y acreditada experiencia, prestar nuestros servicios con dedicación y honestidad, nos permite conectar con nuestros clientes desde el primer momento, conocerlos a fondo, y poder identificar, a tiempo, cuáles son sus necesidades reales, y la problemática actual y futura a la que se enfrentan.

Dialogamos en tu mismo idioma”

El análisis pormenorizado cada situación y nuestro trato individualizado, nos permite plantear, con claridad, el estado de las cosas, facilitando información accesible y constante, anticipando situaciones y ofreciendo soluciones eficaces, mediante la definición de la estrategia más adecuada y que mejor se adapte al perfil de cada uno de nuestros clientes y a su casuística, que es plural y diversa.

Pasamos a la acción, ofrecemos soluciones reales y eficaces”

Actuar de un modo consciente y coordinado, otorgando una posición prioritaria a la mediación, reconociendo el papel destacado que ocupa en la solución de conflictos, nos permite ofrecer las soluciones más eficaces a corto y largo plazo; pero también enfrentar las situaciones litigiosas y adversas que afrentan a nuestros clientes, acompañándolos en sus procesos, con planteamientos razonados y seguros, liderándolos con solvencia y con la mejor perspectiva.

Áreas de práctica

Mercantil

Nuestro amplio conocimiento de la empresa, de su funcionamiento, así como de los diferentes contextos normativos que le afectan, nos permite acompañarte en la creación y puesta en marcha de tu propia sociedad, como instrumento jurídico a través del cual desarrollar tus inquietudes empresariales, orientarte en las decisiones cruciales para su consolidación, prestarte apoyo jurídico constante en su crecimiento y/o en su reestructuración, facilitándote para ello un asesoramiento global en todos los aspectos de la vida societaria, así como de sus socios y administradores.

Concursal

Nuestro equipo de Administradores Concursales, Abogados y Economistas, te facilitarán todo el asesoramiento que precisas ante las situaciones de insolvencia societaria que sufra tu empresa, buscando soluciones pragmáticas y eficaces, planificando la reestructuración de tu mercantil, y planteando y ejecutando, en su caso, los escenarios preconcursales y concursales necesarios para abordar las situaciones de crisis, focalizando prioritariamente en hacer que tu negocio sigua siendo sostenible.

Con la Ley 25/2015 de 28 de julio, nace el mecanismo de la segunda oportunidad pensando en las personas físicas. A través de este proceso, te ayudaremos a configurar un sistema de reestructuración financiera que te permite una salida ordenada ante las situaciones más graves de insolvencia, procurándote un nuevo comienzo a través del perdón legal, total o parcial, de tu deuda, cuando no te sea posible hacer frente a su pago.

Civil

El derecho civil, representa la más amplia de las ramas de nuestro ordenamiento jurídico. Obligaciones y contratos, derechos reales y de la persona, daños y vicios constructivos, responsabilidad civil y negligencia médica, consumidores y usuarios, derecho bancario e hipotecario, son algunas de las muchas materias que aglutina, y en las que te ofrecemos nuestro asesoramiento y nuestra experiencia profesional.

Implicados en un trabajo exigente, desplegado de manera eficaz, en aras a alcanzar el objetivo perseguido, afrontamos nuestro servicio de asesoramiento e intervención procesal en esta área, desde una praxis cercana, fresca y adaptada a nuestro tiempo.

Familia y Sucesiones

Siendo conscientes de la trascendencia de las decisiones y soluciones que se adopten en estos procesos, que afectan al ámbito más íntimo de la persona, otorgamos un papel destacado a la mediación como medio para alcanzar un acuerdo satisfactorio entre las partes, pensando siempre en el beneficio de los menores y de las personas vulnerables, cuyo supremo interés, es el objeto de tutela de estos procedimientos.

Desde un trato cercano y personalizado, te acompañaremos en tu proceso de separación, divorcio o nulidad matrimonial, así como en las rupturas de pareja de hecho o situaciones asimiladas y en las modificaciones de las medidas ya adoptadas. Te ayudaremos a planificar tu sucesión, gestionar los procesos hereditarios, a solicitar alimentos o el establecimiento de medidas de apoyo en caso de discapacidad.

Penal y Corporate-Compliance

Diseñamos estrategias efectivas en aras a prevenir delitos y defendemos los intereses de nuestros clientes, empresas y particulares, en todo el ámbito penal, desde sus distintas perspectivas.

El cliente es el verdadero protagonista de su acción, y en el marco de la relación de confianza que forjamos desde el primer momento, le procuramos, durante el transcurso de su proceso, un servicio eficiente y de alta calidad, donde la perseverancia, la lealtad y la trasparencia, nos permiten ofrecer las mejores soluciones y obtener los mejores resultados.

Contamos con amplia experiencia en la implantación de Programas de Prevención de Delitos en empresas, así como en la readaptación y actualización de las medidas implementadas, tendentes a evitar la responsabilidad de tu empresa en el ámbito penal.

Contencioso-administrativa y Laboral

Facilitamos asesoramiento y apoyo a ciudadanos y empresas en sus relaciones con la Administración Pública y en la resolución de controversias que al respecto puedan derivarse. Litigación administrativa y contencioso administrativa en materias de responsabilidad patrimonial de la administración, contratación pública, potestad sancionadora y disciplinaria de la administración, expropiaciones, medio ambiente, minas, consumo, energía y resto de materias, en el ámbito del sector público, en los que el particular o empresario pueda verse afectado.

Gestión y asesoramiento laboral recurrente para empresas y particulares tanto en el ámbito judicial como en el extrajudicial.

Asesoramiento Fiscal y Tributario

Nuestro asesoramiento comprende, desde la elaboración y presentación de los correspondientes modelos tributarios, pasando por la llevanza de todo tipo de procedimientos tributarios (comprobaciones limitadas, de valores, derivaciones de responsabilidad, sanciones tributarias, entre otras), tanto en gestión/recaudación, como en fase económico-administrativa, hasta la planificación fiscal y reestructuración empresarial para hacer más eficiente la fiscalidad de su compañía.

También somos expertos en la gestión de patrimonios y búsqueda de soluciones que permitan optimizar tu tributación.

Pólizas de crédito: qué son y cuándo prescriben

El artículo que hoy os traemos en Torres Abogados versa sobre una cuestión de gran importancia para todas las empresas, en especial, para aquellas de mediano y gran tamaño como es la financiación. Como bien dijo Napoleón “para hacer la guerra hacen falta tres cosas: dinero, dinero y más dinero” y en el mundo de los negocios, siempre respetando el fair play, esta cita se convierte en una de las reglas de oro para vencer al competidor y defender tu posición dominante.

En este sentido, las pólizas de crédito pueden ser un instrumento de financiación muy interesante. Una póliza de crédito (en estrictos términos jurídicos: contrato de apertura de crédito) es un contrato por el cual una entidad crediticia, de ordinario un Banco, se obliga a tener a disposición de una persona sumas de dinero dentro del límite pactado y por un tiempo fijo o indeterminado.

En términos prácticos, si contratamos una póliza de  crédito, nuestro Banco nos facilitará, por ejemplo, la posibilidad de disponer de 1.000.000 euros. Nosotros pagaremos una comisión, como precio por esa posibilidad de disposición, hagamos o no uso de ella, en función del importe. Esta comisión se devengará periódicamente conforme a lo que las partes establezcan. Por otro lado, si nosotros, imaginemos, hacemos uso de esta póliza y tomamos 300.000, además de la comisión que venimos pagando, se devengarán una serie de intereses, de nuevo conforme a lo pactado por las partes, que se girarán de acuerdo con las condiciones pactadas, por todos y cada uno de los días en que el acreditado adeude suma de dinero y en función de las cantidades dispuestas en cada momento.

Como vemos, las pólizas de crédito, al igual que otros instrumentos que pone a nuestra disposición el ordenamiento jurídico, son especialmente útiles para empresas consolidadas de un tamaño considerable que permiten cubrir necesidades de capital y de financiación que otras empresas de menor tamaño no requieren. Cuestión que se ha de vigilar siempre, se contraten estos instrumentos, son las cláusulas relativas a los intereses de demora y a los intereses compensatorios.

Muchas de las consultas que habéis hecho llegar a nuestro e-mail informativo han versado sobre la prescripción de la misma y las posibilidades de reclamación por parte de la entidad crediticia. Sobre este particular, hemos de comenzar recordando que hay que estar a lo dispuesto por nuestro Código Civil. En este caso, si la póliza se suscribió antes de la reforma del artículo 1964 del citado Código (que entró el 7 de octubre de 2015 en vigor), el plazo de prescripción será de 15 años, en cambio, si se suscribió con posterioridad el plazo de prescripción será el nuevo de 5 años.

Si se trata de una póliza de crédito, la SAP Las Palmas 361/2010 de 26 de julio establece como plazo de prescripción para una póliza de afianzamiento 15 años para el principal y los intereses compensatorios y 5 para los intereses de demora.

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, Sección 3ª, en su Sentencia 295/2001 de 7 Abr. 2001, Rec. 70/2000 (LA LEY 75349/2001) y las STS 4-12-95 en rec. 1638/92, 4-4-03 en rec. 2619/97 y 8-3-06 en rec. 2414/00 reconocen que la reclamación extrajudicial interrumpe el plazo de prescripción aunque no aparezca recogida esta opción en el Código de Comercio. La reclamación judicial también paraliza el plazo de prescripción y, tal y como expresa el artículo 944 del Código de Comercio se considera que la prescripción no es interrumpida mediante interpelación judicial, si el actor desiste de ella, caduca la instancia o es desestimada la demanda, como dice la Sala Primera, de lo Civil, en su Sentencia 630/2009 de 8 Oct. 2009, Rec. 1099/2005.

Cuestión que hay que tener en cuenta es sobre la demora del banco en la reclamación de la cantidad y los posibles intereses de demora. En caso de apreciarse mala fe, entiende la jurisprudencia que no podrían exigirse los intereses de demora puesto que el banco habría esperado para cobrarse una deuda de mayor cuantía. En la STS 769/2010 de 3 de diciembre el Tribunal Supremo no apreció mala fe tras esperar 12 años (póliza de 1992 que venció en 1993 pero se reclama en 2005) porque la espera se debió a la situación de insolvencia del deudor, situación que constató el banco que desapareció en 2005.

Finalmente, conviene destacar que desde el 27 de julio de 2012, fecha en la que entró en vigor la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, ya no sólo es susceptible de prescripción la prescripción en el ámbito judicial, sino que también lo es en el ámbito de la mediación, regulando el artículo 4 de la referida Ley cuanto sigue: “la solicitud de inicio de la mediación suspende la prescripción o la caducidad de las acciones desde la fecha en que conste la recepción o depósito de la solicitud, siempre que hubiere previo pacto o cláusula de mediación”.

En resumen, habría que estar a la fecha de la firma del contrato para saber si es 5 o 15 años para reclamar el principal y los intereses compensatorios, 5 para los de demora. La reclamación extrajudicial y judicial (que no caduque en la instancia) interrumpen el plazo de prescripción.

Tilo Ávilez López

Una estrategia sólida y claridad en su planteamiento.

Laura Páez

Persistencia y dedicación en la búsqueda de la mejor solución.

Juan Antonio Luque Maza

Nuestra experiencia y especialización para solventar cualquier cuestión que se nos plantea.

Isabel Díaz Medina

Trato personalizado y empático, un servicio de calidad.

Alejandro Aguado

Serenidad en los momentos cruciales, acompañamiento y apoyo constante.