Entender la Abogacía y Conocer a nuestros Clientes, nos hace ser un Despacho Diferente

“Te escuchamos, te comprendemos

Contar con sólida formación y acreditada experiencia, prestar nuestros servicios con dedicación y honestidad, nos permite conectar con nuestros clientes desde el primer momento, conocerlos a fondo, y poder identificar, a tiempo, cuáles son sus necesidades reales, y la problemática actual y futura a la que se enfrentan.

Dialogamos en tu mismo idioma”

El análisis pormenorizado cada situación y nuestro trato individualizado, nos permite plantear, con claridad, el estado de las cosas, facilitando información accesible y constante, anticipando situaciones y ofreciendo soluciones eficaces, mediante la definición de la estrategia más adecuada y que mejor se adapte al perfil de cada uno de nuestros clientes y a su casuística, que es plural y diversa.

Pasamos a la acción, ofrecemos soluciones reales y eficaces”

Actuar de un modo consciente y coordinado, otorgando una posición prioritaria a la mediación, reconociendo el papel destacado que ocupa en la solución de conflictos, nos permite ofrecer las soluciones más eficaces a corto y largo plazo; pero también enfrentar las situaciones litigiosas y adversas que afrentan a nuestros clientes, acompañándolos en sus procesos, con planteamientos razonados y seguros, liderándolos con solvencia y con la mejor perspectiva.

Áreas de práctica

Mercantil

Nuestro amplio conocimiento de la empresa, de su funcionamiento, así como de los diferentes contextos normativos que le afectan, nos permite acompañarte en la creación y puesta en marcha de tu propia sociedad, como instrumento jurídico a través del cual desarrollar tus inquietudes empresariales, orientarte en las decisiones cruciales para su consolidación, prestarte apoyo jurídico constante en su crecimiento y/o en su reestructuración, facilitándote para ello un asesoramiento global en todos los aspectos de la vida societaria, así como de sus socios y administradores.

Concursal

Nuestro equipo de Administradores Concursales, Abogados y Economistas, te facilitarán todo el asesoramiento que precisas ante las situaciones de insolvencia societaria que sufra tu empresa, buscando soluciones pragmáticas y eficaces, planificando la reestructuración de tu mercantil, y planteando y ejecutando, en su caso, los escenarios preconcursales y concursales necesarios para abordar las situaciones de crisis, focalizando prioritariamente en hacer que tu negocio sigua siendo sostenible.

Con la Ley 25/2015 de 28 de julio, nace el mecanismo de la segunda oportunidad pensando en las personas físicas. A través de este proceso, te ayudaremos a configurar un sistema de reestructuración financiera que te permite una salida ordenada ante las situaciones más graves de insolvencia, procurándote un nuevo comienzo a través del perdón legal, total o parcial, de tu deuda, cuando no te sea posible hacer frente a su pago.

Civil

El derecho civil, representa la más amplia de las ramas de nuestro ordenamiento jurídico. Obligaciones y contratos, derechos reales y de la persona, daños y vicios constructivos, responsabilidad civil y negligencia médica, consumidores y usuarios, derecho bancario e hipotecario, son algunas de las muchas materias que aglutina, y en las que te ofrecemos nuestro asesoramiento y nuestra experiencia profesional.

Implicados en un trabajo exigente, desplegado de manera eficaz, en aras a alcanzar el objetivo perseguido, afrontamos nuestro servicio de asesoramiento e intervención procesal en esta área, desde una praxis cercana, fresca y adaptada a nuestro tiempo.

Familia y Sucesiones

Siendo conscientes de la trascendencia de las decisiones y soluciones que se adopten en estos procesos, que afectan al ámbito más íntimo de la persona, otorgamos un papel destacado a la mediación como medio para alcanzar un acuerdo satisfactorio entre las partes, pensando siempre en el beneficio de los menores y de las personas vulnerables, cuyo supremo interés, es el objeto de tutela de estos procedimientos.

Desde un trato cercano y personalizado, te acompañaremos en tu proceso de separación, divorcio o nulidad matrimonial, así como en las rupturas de pareja de hecho o situaciones asimiladas y en las modificaciones de las medidas ya adoptadas. Te ayudaremos a planificar tu sucesión, gestionar los procesos hereditarios, a solicitar alimentos o el establecimiento de medidas de apoyo en caso de discapacidad.

Penal y Corporate-Compliance

Diseñamos estrategias efectivas en aras a prevenir delitos y defendemos los intereses de nuestros clientes, empresas y particulares, en todo el ámbito penal, desde sus distintas perspectivas.

El cliente es el verdadero protagonista de su acción, y en el marco de la relación de confianza que forjamos desde el primer momento, le procuramos, durante el transcurso de su proceso, un servicio eficiente y de alta calidad, donde la perseverancia, la lealtad y la trasparencia, nos permiten ofrecer las mejores soluciones y obtener los mejores resultados.

Contamos con amplia experiencia en la implantación de Programas de Prevención de Delitos en empresas, así como en la readaptación y actualización de las medidas implementadas, tendentes a evitar la responsabilidad de tu empresa en el ámbito penal.

Contencioso-administrativa y Laboral

Facilitamos asesoramiento y apoyo a ciudadanos y empresas en sus relaciones con la Administración Pública y en la resolución de controversias que al respecto puedan derivarse. Litigación administrativa y contencioso administrativa en materias de responsabilidad patrimonial de la administración, contratación pública, potestad sancionadora y disciplinaria de la administración, expropiaciones, medio ambiente, minas, consumo, energía y resto de materias, en el ámbito del sector público, en los que el particular o empresario pueda verse afectado.

Gestión y asesoramiento laboral recurrente para empresas y particulares tanto en el ámbito judicial como en el extrajudicial.

Asesoramiento Fiscal y Tributario

Nuestro asesoramiento comprende, desde la elaboración y presentación de los correspondientes modelos tributarios, pasando por la llevanza de todo tipo de procedimientos tributarios (comprobaciones limitadas, de valores, derivaciones de responsabilidad, sanciones tributarias, entre otras), tanto en gestión/recaudación, como en fase económico-administrativa, hasta la planificación fiscal y reestructuración empresarial para hacer más eficiente la fiscalidad de su compañía.

También somos expertos en la gestión de patrimonios y búsqueda de soluciones que permitan optimizar tu tributación.

¿Hay calma después de la tempestad?

Son días difíciles los que atraviesa nuestro país por el desgraciadamente afamado Covid-19, extendiéndose dicha situación también a la economía nacional.

Ante estas duras circunstancias, se han establecido a través del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, así como el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, ciertas medidas económicas que van encaminadas a reducir los nefastos efectos económicos que ha traído consigo esta pandemia y a los que, desgraciadamente, la mayor parte del tejido empresarial español deberá hacer frente.

Además de las medidas estrictamente económicas (concesión de avales y garantías públicas, aplazamiento de la deuda tributaria…) se establecen otras ventajas que, encontrándonos en situación de estado de alarma pueden ser beneficiosas.

Por ejemplo, se interrumpe el plazo de dos meses establecido en la Ley Concursal por el cual la empresa que se encuentre en estado de insolvencia no tenga la obligación y deber de instar la declaración del concurso de acreedores; o también, el deudor que hubiera comunicado la iniciación de negociaciones con los acreedores para alcanzar un acuerdo de refinanciación, o un acuerdo extrajudicial de pagos, o para obtener adhesiones a una propuesta anticipada de convenio, no tendrá el deber de solicitar la declaración de concurso, así como tampoco se admitirán por los Jueces de lo mercantil solicitudes de concurso necesario hasta que no hayan trascurrido dos meses desde la finalización del estado de alarma.

Sin embargo, dichas medidas, entre otras, únicamente se aplicaran mientras esté vigente el estado de alarma o bien, durante los dos meses siguientes desde la finalización del mismo, lo que nos lleva al siguiente interrogante: ¿Qué pasa después?

Ciertamente, se podrá dar el caso en el que no todas las empresas puedan salir de situaciones precarias, económicamente hablando, a pesar de las medidas establecidas desde el ejecutivo.

Por ello, es necesario recordar el sistema legal del que venimos disponiendo desde antes de la declaración del estado de alarma, y es el establecido en la Ley Concursal, pues no debemos olvidar que en dicho cuerpo legal se establecen herramientas suficientes que permiten a empresas en situación de insolvencia reestructurar su pasivo y así intentar evitar la quiebra.

Pues bien, a pesar de estar pendientes de la reforma concursal esperada para este año 2020, la actual Ley concursal recoge un mecanismo previo a la declaración del concurso que permite negociaciones con los acreedores o incluso un acuerdo de refinanciación de la deuda, lo que podrá suponer la subsistencia de la mercantil deudora. Hablamos del conocido “preconcurso” regulado en el artículo 5 bis de la Ley Concursal, que no es más que una alternativa o, más bien, un último cartucho del que disponen los deudores antes de
llevar la empresa a concurso de acreedores.

Con ello venimos a decir que es posible que una vez superado el estado de alarma haya empresas en las que el nivel de liquidez del que dispongan sea insuficiente para hacer frente a sus pagos corrientes, lo que impedirá su reflote económico. Sin embargo, esa situación no debe implicar necesariamente la declaración concursal de la deudora -lo que, a propósito, no tiene porqué acabar obligatoriamente en la liquidación de la mercantil, por lo que igualmente la empresa podría subsistir- si no que existen otros mecanismos alternativos y que, de ejecutarlos como es debido, permitirán el reflote de las empresas.

Por lo que no debe darnos miedo acudir a la Ley Concursal cuando se nos presente una situación de insolvencia, pues no hay que olvidar que la finalidad de dicho cuerpo legal, además de proteger a los acreedores, es la salvaguarda de las empresas siempre que sea posible, sin castigar al deudor, sino más bien resolviendo su situación y evitando igualmente la posible responsabilidad del administrador que es quien tiene la obligación de solicitar la declaración de concurso.

Así, dando respuesta al interrogante con el que iniciamos el presente artículo, SÍ puede haber calma después de la tempestad, pero para ello no hay que dejarse llevar por el pánico, debiendo actuar de inmediato ante situaciones de insolvencia, acudiendo a los profesionales e informándonos de los recursos jurídicos de los que disponemos.

Sandra García-Torres Pardo.

Tilo Ávilez López

Una estrategia sólida y claridad en su planteamiento.

Laura Páez

Persistencia y dedicación en la búsqueda de la mejor solución.

Juan Antonio Luque Maza

Nuestra experiencia y especialización para solventar cualquier cuestión que se nos plantea.

Isabel Díaz Medina

Trato personalizado y empático, un servicio de calidad.

Alejandro Aguado

Serenidad en los momentos cruciales, acompañamiento y apoyo constante.