Entender la Abogacía y Conocer a nuestros Clientes, nos hace ser un Despacho Diferente

“Te escuchamos, te comprendemos

Contar con sólida formación y acreditada experiencia, prestar nuestros servicios con dedicación y honestidad, nos permite conectar con nuestros clientes desde el primer momento, conocerlos a fondo, y poder identificar, a tiempo, cuáles son sus necesidades reales, y la problemática actual y futura a la que se enfrentan.

Dialogamos en tu mismo idioma”

El análisis pormenorizado cada situación y nuestro trato individualizado, nos permite plantear, con claridad, el estado de las cosas, facilitando información accesible y constante, anticipando situaciones y ofreciendo soluciones eficaces, mediante la definición de la estrategia más adecuada y que mejor se adapte al perfil de cada uno de nuestros clientes y a su casuística, que es plural y diversa.

Pasamos a la acción, ofrecemos soluciones reales y eficaces”

Actuar de un modo consciente y coordinado, otorgando una posición prioritaria a la mediación, reconociendo el papel destacado que ocupa en la solución de conflictos, nos permite ofrecer las soluciones más eficaces a corto y largo plazo; pero también enfrentar las situaciones litigiosas y adversas que afrentan a nuestros clientes, acompañándolos en sus procesos, con planteamientos razonados y seguros, liderándolos con solvencia y con la mejor perspectiva.

Áreas de práctica

Mercantil

Nuestro amplio conocimiento de la empresa, de su funcionamiento, así como de los diferentes contextos normativos que le afectan, nos permite acompañarte en la creación y puesta en marcha de tu propia sociedad, como instrumento jurídico a través del cual desarrollar tus inquietudes empresariales, orientarte en las decisiones cruciales para su consolidación, prestarte apoyo jurídico constante en su crecimiento y/o en su reestructuración, facilitándote para ello un asesoramiento global en todos los aspectos de la vida societaria, así como de sus socios y administradores.

Concursal

Nuestro equipo de Administradores Concursales, Abogados y Economistas, te facilitarán todo el asesoramiento que precisas ante las situaciones de insolvencia societaria que sufra tu empresa, buscando soluciones pragmáticas y eficaces, planificando la reestructuración de tu mercantil, y planteando y ejecutando, en su caso, los escenarios preconcursales y concursales necesarios para abordar las situaciones de crisis, focalizando prioritariamente en hacer que tu negocio sigua siendo sostenible.

Con la Ley 25/2015 de 28 de julio, nace el mecanismo de la segunda oportunidad pensando en las personas físicas. A través de este proceso, te ayudaremos a configurar un sistema de reestructuración financiera que te permite una salida ordenada ante las situaciones más graves de insolvencia, procurándote un nuevo comienzo a través del perdón legal, total o parcial, de tu deuda, cuando no te sea posible hacer frente a su pago.

Civil

El derecho civil, representa la más amplia de las ramas de nuestro ordenamiento jurídico. Obligaciones y contratos, derechos reales y de la persona, daños y vicios constructivos, responsabilidad civil y negligencia médica, consumidores y usuarios, derecho bancario e hipotecario, son algunas de las muchas materias que aglutina, y en las que te ofrecemos nuestro asesoramiento y nuestra experiencia profesional.

Implicados en un trabajo exigente, desplegado de manera eficaz, en aras a alcanzar el objetivo perseguido, afrontamos nuestro servicio de asesoramiento e intervención procesal en esta área, desde una praxis cercana, fresca y adaptada a nuestro tiempo.

Familia y Sucesiones

Siendo conscientes de la trascendencia de las decisiones y soluciones que se adopten en estos procesos, que afectan al ámbito más íntimo de la persona, otorgamos un papel destacado a la mediación como medio para alcanzar un acuerdo satisfactorio entre las partes, pensando siempre en el beneficio de los menores y de las personas vulnerables, cuyo supremo interés, es el objeto de tutela de estos procedimientos.

Desde un trato cercano y personalizado, te acompañaremos en tu proceso de separación, divorcio o nulidad matrimonial, así como en las rupturas de pareja de hecho o situaciones asimiladas y en las modificaciones de las medidas ya adoptadas. Te ayudaremos a planificar tu sucesión, gestionar los procesos hereditarios, a solicitar alimentos o el establecimiento de medidas de apoyo en caso de discapacidad.

Penal y Corporate-Compliance

Diseñamos estrategias efectivas en aras a prevenir delitos y defendemos los intereses de nuestros clientes, empresas y particulares, en todo el ámbito penal, desde sus distintas perspectivas.

El cliente es el verdadero protagonista de su acción, y en el marco de la relación de confianza que forjamos desde el primer momento, le procuramos, durante el transcurso de su proceso, un servicio eficiente y de alta calidad, donde la perseverancia, la lealtad y la trasparencia, nos permiten ofrecer las mejores soluciones y obtener los mejores resultados.

Contamos con amplia experiencia en la implantación de Programas de Prevención de Delitos en empresas, así como en la readaptación y actualización de las medidas implementadas, tendentes a evitar la responsabilidad de tu empresa en el ámbito penal.

Contencioso-administrativa y Laboral

Facilitamos asesoramiento y apoyo a ciudadanos y empresas en sus relaciones con la Administración Pública y en la resolución de controversias que al respecto puedan derivarse. Litigación administrativa y contencioso administrativa en materias de responsabilidad patrimonial de la administración, contratación pública, potestad sancionadora y disciplinaria de la administración, expropiaciones, medio ambiente, minas, consumo, energía y resto de materias, en el ámbito del sector público, en los que el particular o empresario pueda verse afectado.

Gestión y asesoramiento laboral recurrente para empresas y particulares tanto en el ámbito judicial como en el extrajudicial.

Asesoramiento Fiscal y Tributario

Nuestro asesoramiento comprende, desde la elaboración y presentación de los correspondientes modelos tributarios, pasando por la llevanza de todo tipo de procedimientos tributarios (comprobaciones limitadas, de valores, derivaciones de responsabilidad, sanciones tributarias, entre otras), tanto en gestión/recaudación, como en fase económico-administrativa, hasta la planificación fiscal y reestructuración empresarial para hacer más eficiente la fiscalidad de su compañía.

También somos expertos en la gestión de patrimonios y búsqueda de soluciones que permitan optimizar tu tributación.

El principio de proporcionalidad de las penas y la sentencia del caso ¨Madrid Arena¨

En esta semana se ha publicado, casi cuatro años después del suceso que la ha motivado, la Sentencia del denominado “caso Madrid Arena”.

Este texto no es, ni pretende ser, una crítica a dicha Sentencia, pero si entiendo que su fallo, y las reacciones que ha suscitado, merecen algún comentario.

El principio de proporcionalidad de las penas, como es fácil imaginar por la literalidad de su enunciado, determina, a grandes rasgos, que la gravedad de la pena que se imponga por un hecho delictivo concreto debe corresponderse con la gravedad y consecuencias del citado hecho y con la culpabilidad del sujeto que comete ese delito.

La alusión a ese principio tradicionalmente se ha esgrimido para evitar que, por la aplicación estricta de la ley, se alcancen resultados injustos, imponiendo castigos excesivos a conductas que, en equidad, no las merecen. El propio Código Penal, en el apartado segundo de su artículo cuatro, faculta al Tribunal sentenciador a acudir al Gobierno “cuando de la rigurosa aplicación de las disposiciones de la Ley resulte penada una acción u omisión que, a juicio del Juez o Tribunal, no deba serlo o cuando la pena sea notablemente excesiva atendidos el mal causado por la infracción y las circunstancias personales del reo”.

La Sentencia dictada ha condenado a varias de las personas que acusaba y ha impuesto, al que ha considerado máximo responsable de los hechos objeto de enjuiciamiento, una pena de prisión de cuatro años por la comisión de cinco delitos de homicidio cometidos por imprudencia grave y catorce delitos de lesiones cometidos también por imprudencia grave.

Desde la publicación de la Sentencia han sido muy numerosas las voces críticas que han clamado por entender injusto, por desproporcionadamente corto, el castigo impuesto a quien se ha considerado el principal responsable de los sucesos que han sido objeto de enjuiciamiento. Las redes sociales que, cada vez más, sirven de barómetro para conocer la opinión pública, han dado muestra de multitud de comentarios y opiniones que, en definitiva, han puesto de manifiesto la sensación de frustración e injusticia que se ha producido en la ciudadanía, por la desproporción que ha existido entre los hechos que han sido objeto de condena y la pena impuesta a su máximo responsable.

 La pena impuesta en la Sentencia dictada ha sido la máxima que, en aplicación de las normas penales vigentes, se puede imponer, pero resulta popularmente palpable (y no olvidemos que la justicia emana del pueblo, artículo 117 de nuestra Constitución) que, por aplicación estricta de la Ley, se ha llegado a un resultado manifiestamente injusto.

Cuando se trata de la aplicación de la ley penal no cabe más que ser estricto pues, en otro caso, se vulneraría el principio de legalidad de los delitos y las penas (nulla poena sine lege). También es cierto que no se puede andar legislando “a golpe de telediario” como algunos ya han expresado, pero todo ello no obsta a que situaciones como la descrita (y como otras de características similares a esta, piénsese en el conductor que, bajo la influencia de bebidas alcohólicas, atropella y mata a peatones o ciclistas) no causen estupor, impotencia y frustración en la opinión pública y que se perciba que, en ocasiones, matar, o causar lesiones graves, independientemente del elemento culpabilístico que concurra en su autor, resulta “muy barato”.

Por ello, aunque no se trata de propugnar que se debe legislar conforme se produzcan determinados sucesos más o menos mediáticos, si podría resultar adecuado acometer una pausada y convenientemente reflexionada revisión de la penalidad prevista para determinadas conductas, de tal modo que ese sentimiento de injusticia pueda, si no desaparecer, si, al menos,  atenuarse en la opinión pública que es de quien, en definitiva, debe emanar la justicia.

Tilo Ávilez López

Una estrategia sólida y claridad en su planteamiento.

Laura Páez

Persistencia y dedicación en la búsqueda de la mejor solución.

Juan Antonio Luque Maza

Nuestra experiencia y especialización para solventar cualquier cuestión que se nos plantea.

Isabel Díaz Medina

Trato personalizado y empático, un servicio de calidad.

Alejandro Aguado

Serenidad en los momentos cruciales, acompañamiento y apoyo constante.