Los Tribunales salen al rescate de los negocios que han visto paralizada su actividad a consecuencia de la legislación estatal dictada por la pandemia de la covid-19 y cuentan con pólizas de seguros en la que se incluya la cobertura de cese/paralización de actividad, perdidas de beneficios o lucro cesante. Nuestra compañera y socia, Isabel Díaz, te informa de los pormenores de la cuestión y resuelve tus dudas en este post:

CIERRO MI NEGOCIO, PERO EXISTO, AL MENOS EN MI PÓLIZA DE SEGURO.

Para la sociedad española será difícil olvidar una fecha concreta del pasado año, el 13 de marzo de 2020, que será recordada como el día en el que se anunció por el Presidente del Gobierno que se decretaría el estado de alarma para todo el País, sin excepción, con el fin de gestionar la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19. El anuncio se materializó al día siguiente mediante el Real Decreto más famoso de los últimos tiempos.

Confinamiento, EPIs, actividades esenciales, son algunos de los términos con los que nos tuvimos que familiarizar rápidamente, y las calles, las avenidas y ciudades, quedaron vacías a la voz de “cierre”, transcurriendo los 98 días que duró el estado de alarma como si estuviéramos viviendo la aventura que atrapó en el tiempo a Bill Murray allá por los años 90, si bien en una adaptación muy alejada de la comedia, que insiste en no terminar.

Especialmente duros fueron (y están siendo) estos días para aquellos negocios que sufrieron, de la noche a la mañana, la interrupción temporal de sus actividades -básicamente todos aquellos en los que el teletrabajo no era una opción- pues con la forzosa y drástica paralización, llegaron las pérdidas de beneficios o, como se da en llamar en el argot mercantil, de lucro cesante.

Gracias a una reciente y sumamente novedosa sentencia que ha dictado la Audiencia Provincial de Gerona, podemos dar respuesta a la pregunta que muchos de estos profesionales y responsables de negocios se venían haciendo: ¿y esto, quién lo paga?, y es que, si has sufrido esta situación y contrataste una póliza de seguros para tu actividad o negocio, es más que probable que la misma incluya un apartado especial por “paralización de actividad/pérdida de beneficios”, que prevea una indemnización para estos casos y que, hasta ahora, las aseguradoras venían negando.

Frente a esto, entiende la Sala gerundense que, en el supuesto enjuiciado, la paralización del negocio a consecuencia de la pandemia provocada por la COVID-19 sí que estaría cubierta por el seguro. (La aseguradora en cuestión era Segurcaixa y el negocio afectado era de restauración, concretamente una pizzería).

La argumentación dada para ello por el Tribunal es sencilla pero técnica, pues una cláusula de tal calado, que limita los derechos del asegurado, impone legalmente que su exclusión esté destacada de forma especial y sea expresamente aceptada por el asegurado con la firma de la misma en el condicionado general.

En el supuesto analizado, como sucederá en la gran mayoría de los casos, no constaba la firma del asegurado en las condiciones generales, ni se contemplaba expresamente que una pandemia excluyera la cobertura contratada, algo que el Tribunal recomienda a las aseguradoras recoger expresamente en el condicionado de sus pólizas de aquí en adelante, lanzando un aviso a navegantes.

Esta sentencia abre la puerta a numerosas reclamaciones y procesos judiciales en pedimento de una indemnización por el importe diario de la cobertura contratada, cantidades que, sin duda, representarán un alivio para muchos negocios afectados que cuenten con dichas coberturas en sus pólizas.

Si crees que este es tu caso y necesitas saber si tienes contratada dicha cobertura en tu póliza profesional o de negocio, no dudes en contactar con nuestro despacho de abogados, donde la analizaremos sin compromiso previo, dándote una respuesta sobre la viabilidad de tu acción.

Contacta con nosotros y encuentra soluciones a esta y otras situaciones jurídicas que te afecten.

“Torres Abogados, tu despacho de confianza”.