Hace un par de días os hicimos llegar, ante el desconcierto sobre esta cuestión y el gran número de consultas recibidas, os nuestras recomendaciones sobre el modo de afrontar los regímenes de visitas y estancias de los menores con sus progenitores, tras el dictado del Real Decreto 463/20 de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 .

Con carácter general, y desde la prudencia y el sentido común, os indicábamos que en cualquiera de los casos en que existe una resolución judicial que cumplir, lo recomendable sería dar continuidad a los regímenes acordados siempre que se garantice la seguridad al hacer las entregas y recogidas y durante las estancias de los menores, procediendo la suspensión si existieran dudas o sospechas al respecto, evitando en todo caso las situaciones de riesgo contenidas en la norma, y cumpliendo a la par con la obligación de tutela de los menores que tienen los progenitores.

Por último, la recomendación más práctica que os trasladábamos, si preveíais que no iba a ser posible estar con los menores, ya sea por existencia de riesgo en el traslado o estancia, o por oposición de alguno de los progenitores, era que trataseis de arbitrar soluciones alternativas desde el consenso mutuo que permitieran la comunicación con los menores, tales como habilitar un espacio al día en el que podáis contactar con los menores vía telefónica, Skype, o cualquier otro medio de reproducción de la imagen que permita no interrumpir completamente el contacto con ellos -estadel derecho de comunicación no se ve en modo alguno afectado por el Real Decreto- o, incluso, que pudierais acordar alguna medida que compensase el tiempo perdido de cara a un futuro, esperemos próximo, plasmando los acuerdos por escrito.

Como os adelantábamos, existe un criterio discrepante en los distintos Jueces y Tribunales sobre cómo afrontar las mismas, si bien, en el día de hoy, hemos podido conocer el Acta de Junta Sectorial de Jueces de Familia y Violencia sobre la Mujer de los Juzgados de Granada, y sus recomendaciones al respecto, coincidentes con las que os facilitábamos, unificando los criterios de este partido judicial, que afecta a muchos de nuestros clientes.

Así, los mismos han plasmado en su acta los siguientes criterios orientativos, que os resumimos a continuación:

  1. A su juicio, el Real Decreto no legitima el incumplimiento de resoluciones judiciales.
  2. Los progenitores deberán observar las normas de las autoridades gubernativas y sanitarias en los traslados para evitar la propagación del coronavirus, procurando un ejercicio responsable de la potestad parental, y alcanzar los mayores acuerdos posibles.
  3. En los casos de custodia compartida, se deberán efectuar los cambios en las fechas que corresponda, adoptando los progenitores las medidas precisas para garantizar la menor exposición de los menores con ocasión de los traslados.
  4. Mantener las visitas de fines de semana en los supuestos de custodia compartida e individual, exista o no pernoctar.
  5. Suspender las visitas intersemanales sin pernocta, tanto en custodia compartida como individual, entendiendo que la exposición de los menores, por la brevedad de las mismas.
  6. Mantener las visitas intersemanales con pernocta.
  7. En lo relativo a las visitas en Punto de Encuentro Familiar, vienen a indicar que sólo se mantendrán si en los mismos se han adoptado las medidas necesarias para que las visitas se lleven a cabo sin riesgo para la salud de los implicados, y sin perjuicio de que en ellos se articulen medios alternativos que garanticen contactos paterno filiales seguros.
    Para estos casos se prevé que si la Administración competente acuerda el cierre de estos centros como medida de prevención, se suspenderían las visitas en los Puntos de Encuentro que estén cerrados.
  1. Las entregas y recogidas que se lleven a cabo en Punto de Encuentro se efectuarán en el domicilio del progenitor que finalice su estancia, es decir, en el domicilio del progenitor donde se encuentran los menores , en el caso de que, como se indicaba en el punto anterior, la Administración competente acuerde el cierre de estos centros.
  2. Se hace constar que las resoluciones judiciales dictadas al efecto, serán título suficiente para acreditar ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado la necesidad del desplazamiento.
  3. Si la situación suscitara controversia judicial, siendo preciso instar procedimiento de ejecución, este, dada la situación de suspensión de los plazos procesales, se le dará el trámite ordinario una vez alzado el estado de alarma o sus prórrogas, pues con carácter general, estos procesos no van a estar amparados por el cauce procesal urgente del artículo 158 del Código Civil.
  4. Se destaca la esencial labor de información y mediación que pueden llevar a cabo los Abogados en aras a facilitar la resolución extrajudicial de las incidencias que puedan surgir en el cumplimiento de los regímenes de custodia y visitas.

En resumidas cuentas, los Jueces de Familia y Violencia del partido judicial de Granada, instan a llevar a cabo un ejercicio responsable de los regímenes de custodia, a resolver extrajudicialmente y desde el consenso las cuestiones que, en su desarrollo puedan surgir alcanzando acuerdos tal y como ya os habíamos recomendado y, en caso contrario, fijan los criterios orientativos que os hemos detallado, ello, sin perjuicio de la valoración de las circunstancias que concurran en cada caso concreto.

Desde aquí agradecer a nuestros Juzgados de Familia y Violencia en Granada del reconocimiento de la labor que, a diario, realizamos los Abogados, tratando de aportar nuestro granito de arena a la solución de los conflictos interpretativos que están surgiendo en esta materia y otras relacionadas con el derecho.

“Todos podemos ayudar a hacer estos días menos duros”.

“Si a pesar de todas estas recomendaciones no consigues solución a tu problema, cuenta con nuestro equipo”.