La respuesta es tajante, NO, pero “entre comillas”.

Dicha respuesta que parece dar una de cal y otra de arena, es lo que escucharía si preguntara a uno de nuestros abogados del área de Derecho Mercantil y societario.

¿Por qué?

Es sencillo, ser administrador de una sociedad de capital no es una profesión de riesgo, si bien, aquella persona que vaya a ser nombrada administrador necesitará, al menos, un estudio previo y comprensión de las responsabilidades que conlleva el cargo real que ocupa.

Usted, ¿se atrevería a realizar los planos, junto con las cargas, pesos y demás para la construcción de la que será su vivienda habitual? Entendemos que no, ¿verdad? Y es que para dichas tareas tan específicas contará con una persona especializada en dicha materia, véase un Arquitecto, por ejemplo.

Para el cargo de administrador es cierto que no existe una titulación específica y que, para su ejercicio, legalmente no se requiere una titulación. ¿Por qué entonces existen múltiples sentencias que derivan la responsabilidad por deudas a los administradores de sociedades mercantiles?

La respuesta es sencilla. El problema actual radica en que cualquier persona de a pie, sin unos meros conocimientos y estudio en la materia, se introduce como administrador de sociedades mercantiles, sin contar ni con un asesoramiento previo de lo que conlleva el ejercicio del cargo, sus derechos y, sobre todo, sus responsabilidades, lo que ha provocado que, por incumplimientos, entre otros, del deber de diligencia debido de un ordenado empresario, se imputen responsabilidades al administrador que en un principio no le correspondían.

Por lo tanto, siendo razonables, es conveniente y necesario contar con un asesoramiento tanto previo como durante el desarrollo del cargo, al menos, por ejemplo, si quiere evitar verse responsable de deudas que haya generado la sociedad mercantil para la que usted ejerce el cargo de administrador.

Por todo ello, no hay que lanzar las campanas al vuelo, y si usted, que está leyendo este artículo, es administrador de una sociedad mercantil, no se preocupe, pero cuente con un asesoramiento en el ejercicio del cargo, pues es mas fácil prevenir, que posteriormente lamentar y verse conllevado a una insolvencia provocada por un cumulo de deudas que, aunque en un principio eran deudas de la sociedad mercantil, le fueron derivadas por incumplimientos en el ejercicio de su cargo de administrador. Dicha insolvencia conllevaría su declaración como persona física en concurso de acreedores, liquidando todo su patrimonio para pagar dichas deudas, perdiendo entre otros posibles bienes, su coche, hasta su vivienda habitual…

Y es que como dice el dicho, zapatero a sus zapatos, siendo más conveniente que el empresario se dedique a lo que realmente conoce, su actividad mercantil y que, el resto de tareas, tales como obligaciones fiscales, contables, así como la que nos referimos en el presente artículo, la de asesoramiento jurídico en la llevanza del cargo de administrador, sean externalizados a un tercero, pero un tercero que le dé un buen asesoramiento.

¿Usted ha acudido alguna vez a una Junta General de socios? Si la respuesta es no, ¡cambie de asesor!, pues le recordamos que al menos, una vez al año, hay que celebrar Junta General Ordinaria, mediando su convocatoria, orden del día, etc.

Así que, como conclusión, y si lo extrapolamos al área sanitaria, ¡consulte con su médico!, pues es mejor hacerse un chequeo médico y que todo esté controlado, a que acuda tarde y siendo ya necesaria una operación, lo que complica y reduce las posibilidades de buen éxito que, seguramente, si hubiera acudido de forma previa, habrían sido mayores.

Por ello, si te ves en una de las situaciones descritas y necesitas asesoramiento, cuenta con nosotros, desde el área de derecho mercantil y societario estamos a tu plena disposición. Acude a tu especialista, acude a Torres Abogados.