Con el objeto de ahorrar costes y facilitar el funcionamiento de las sociedades de capital, el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, en su artículo 11BIS y ss., establece la posibilidad de hacer uso de una página web corporativa, así como la utilización de medios de comunicación electrónicos en lo referente a comunicaciones con los socios de la sociedad. Sin embargo, la creación de la misma conlleva el cumplimiento de una serie de requisitos, exponemos los más relevantes a continuación:

– La creación de la página web requiere acuerdo expreso de la junta general, mediante mayoría ordinaria, salvo que se incluya el establecimiento de dicha página web mediante estatutos, lo que exigirá en este último caso, mayoría reforzada al considerarse modificación de los mismos.

  • Si la creación de la página web se realizase mediante acuerdo de la junta general, debe existir una mención expresa en el orden del día de la convocatoria de junta.

– En cuanto a su contenido, en el acuerdo de la junta se incluirá todo lo referente al funcionamiento de la página web, y entre ello, fundamentalmente, la dirección URL.

– El acuerdo de creación debe constar en la hoja abierta a la sociedad en el Registro Mercantil, así como su posterior publicación en el BORME.

– Para su inscripción en el Registro Mercantil, -en opinión del Registrador de Granada Don José Ángel García Valdecasas Butrón-, bastaría con la presentación de la certificación del acuerdo de la junta general de creación de página web, siempre y cuando conste con firmas legitimadas. Por otro lado, si provocase una modificación de estatutos, sería necesario otorgar escritura pública.

– La sociedad debe garantizar la seguridad de la página web, así como la fecha de inserción de documentación, y la autenticidad de los mismos.

– Para el caso de comunicaciones electrónicas con los socios, el socio debe aceptar previamente la comunicación por estos medios. Para ello se establecerá en la página web, el correspondiente dispositivo de contacto que permita acreditar la fecha de recepción y contenido de los mensajes intercambiados.

Salvo disposición a contrario en estatutos, la modificación, traslado o supresión de la página web corporativa es competencia del órgano de administración, haciéndose constar en la hoja abierta en el Registro Mercantil de la sociedad, con publicación en el BORME.

Esta posibilidad que nos brinda la Ley de Sociedades de Capital, es una opción muy ventajosa para aquellas sociedades constituidas por varios socios y que pretendan obtener un ahorro en costes y una mayor rapidez en sus comunicaciones internas.

Desde Torres Abogados asesoramos a sociedades mercantiles, buscando siempre la máxima eficacia y eficiencia para la mercantil, -con un ahorro en costes-, adaptando nuestro trabajo a sus necesidades y con la única intención de crear valor añadido a la misma. Consúltanos para adaptar tu sociedad a la eficiencia.