El pasado jueves día 21 de enero, la sección octava de la Audiencia Provincial de Barcelona condenó al jugador del Fútbol Club Barcelona, Javier Alejandro Mascherano, a un año de prisión y 815.000.-€ de multa, por un delito de fraude fiscal.

El procedimiento se inició por la querella del Ministerio Fiscal, el 28 de septiembre de 2015, en la que acusaban al jugador de eludir el pago de 1.500.000.-€ en los ejercicios 2011 y 2012. El ilícito consistió en que Mascherano ocultó a Hacienda su participación en las sociedades que ostentaban sus derechos de imagen, y de esta forma eludió el pago de impuestos por los beneficios obtenidos con los mismos.

La comisión del hecho delictivo fue confesada por el propio jugador argentino ante la jueza de instrucción. Además, tras conocer que la Agencia Tributaria estaba investigándolo, procedió a devolver lo defraudado más 200.000.-€ de intereses.

La sentencia de la Audiencia Provincial ha sido dictada con la conformidad del jugador acusado y el Ministerio Fiscal. Pero, ¿en qué consiste la figura de la conformidad?

La conformidad se regula en el artículo 655 de la L.E.Crim. Consiste en que si la pena pedida por las partes acusadoras es aceptada por la representación del acusado, y por esta parte se estima que no es necesaria la continuación del juicio, el Tribunal dicta sentencia “in voce” estableciendo la pena acordada por las partes.

El acuerdo entre las partes se consigue mediante la negociación entre la representación del acusado y las acusaciones. Cuando el Ministerio Fiscal ejerce en el procedimiento la acusación pública, para evitar la continuación del procedimiento, con los costes económicos que ello supone para el Estado, puede ofrecer la reducción de la condena al acusado.

Además, la L.E.Crim. en su artículo 801.2 establece un régimen especial para la conformidad en el enjuiciamiento rápido de determinados delitos, por el cual, cuando el acusado se conforma con lo pedido por las partes acusadoras, se le impone la pena reducida en un tercio.

Por consiguiente, la pregunta que todos nos hacemos es: ¿entrará en prisión el internacional argentino?

La representación procesal del jugador ha pedido la sustitución de la pena de prisión por una multa de 21.600.-€ y subsidiariamente su suspensión, lo cual ha sido secundado por el Ministerio Fiscal. Sin embargo, la Abogacía del Estado se ha opuesto.

No obstante, debemos esperar el fallo de la Audiencia Provincial de Barcelona, puesto que la solicitud del abogado defensor de sustituir la pena es un tema controvertido en los tribunales españoles actualmente. Con la última reforma del Código Penal se deroga el artículo 88, que preveía la sustitución de penas privativas de libertad inferiores a 2 años, por la pena de multa o por trabajos en beneficio de la comunidad. Por tanto, de no estimarse esta petición por el Tribunal, aún le quedaría a la defensa la suspensión de la pena.

La suspensión de la pena se regula en el artículo 80 y siguientes del Código Penal, y consiste en la facultad que tiene el juez de suspender la ejecución de la pena de prisión durante un periodo de tiempo en el que el reo no puede cometer ningún delito, y además, el juez puede imponerle obligaciones. Para acceder a la suspensión el condenado debe cumplir los requisitos establecidos en el artículo 80.2 CP:

“1.ª Que el condenado haya delinquido por primera vez. A tal efecto no se tendrán en cuenta las anteriores condenas por delitos imprudentes o por delitos leves, ni los antecedentes penales que hayan sido cancelados, o debieran serlo con arreglo a lo dispuesto en el artículo 136. Tampoco se tendrán en cuenta los antecedentes penales correspondientes a delitos que, por su naturaleza o circunstancias, carezcan de relevancia para valorar la probabilidad de comisión de delitos futuros.

2.ª Que la pena o la suma de las impuestas no sea superior a dos años, sin incluir en tal cómputo la derivada del impago de la multa.

3.ª Que se hayan satisfecho las responsabilidades civiles que se hubieren originado y se haya hecho efectivo el decomiso acordado en sentencia conforme al artículo 127.”

Por lo tanto, como ya hemos expuesto, tendremos que esperar a la resolución de la Audiencia Provincial para conocer definitivamente si el jugador entra en prisión. Sin embargo, no creemos que se dé tal extremo a la vista de la práctica habitual de nuestros Tribunales.