¿Qué es una marca? Ventajas.

Según el artículo 4 de la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas, podemos definir la marca como:

“1. Se entiende por marca todo signo susceptible de representación gráfica que sirva para distinguir en el mercado los productos o servicios de una empresa de los de otras.”

La marca es por tanto un signo que nos permite diferenciarnos e individualizar en el mercado unos productos o servicios respecto de otros de la misma clase, permitiendo distinguirnos en el mercado frente a los competidores, estableciendo diferencias frente a los mismos y, obteniendo por tanto, una ventaja competitiva.

¿Es lo mismo una marca que un nombre comercial o una denominación social?

Debemos distinguir entre los tres conceptos:

El nombre comercial es aquel que sirve para identificar a una empresa en el tráfico mercantil, no teniendo porque coincidir ni con la denominación social ni con la marca.

La denominación social hará referencia al nombre que se encuentra inscrito en el Registro Mercantil y que identifica a la empresa en el tráfico jurídico junto con un CIF.

Por otro lado, la marca es aquella que nos permite distinguir los distintos productos que ofrece una empresa respecto de los de su competencia, pudiendo tener inscrita más de una marca respecto de una misma entidad mercantil.

¿Qué signos pueden ser Marca?

Según el artículo 4.2 de la Ley de Marcas, se puede registrar como signo distintivo los siguientes, siendo tal mención únicamente efectuada a título enunciativo:

a) Las palabras o combinaciones de palabras, incluidas las que sirven para identificar a las personas.

b) Las imágenes, figuras, símbolos y dibujos.

c) Las letras, las cifras y sus combinaciones.

d) Las formas tridimensionales entre las que se incluyen los envoltorios, los envases y la forma del producto o de su presentación.

e) Los sonoros.

f) Cualquier combinación de los signos que, con carácter enunciativo, se mencionan en los apartados anteriores.

¿Qué pasos hay que seguir para la solicitud de Registro de Marca?

– De forma previa, habrá que solicitar en la Oficina Española de Patentes y Marcas un informe de búsqueda para asegurarse de que el signo que se pretende registrar se encuentra libre o no registrado, con el fin de evitar posibles oposiciones en nuestra solicitud de registro.

– Igualmente, el signo distintivo elegido, debe encontrarse libre de toda prohibición para su registro conforme con los artículos 5, 6, 7, 8, 9 y 10 de la Ley de Marcas, lo que conlleva un examen previo y necesario para evitar una inadmisión del Registro.

– La solicitud puede presentarse en formato papel o de forma electrónica, incluyendo esta última opción una reducción sobre tasas del 15%.

– Debe abonarse una tasa de solicitud por cada clase solicitada.

– La tramitación de la solicitud tiene una duración aproximada de entre 8 y 15 meses.

– Cualquier incidencia o el dictado de la resolución, se pondrá en conocimiento del solicitante a través del medio que haya designado.

– Si se concede el Registro de la marca, obtendrá el título registro por 10 años, debiendo renovarlo nuevamente si se pretende conservarla.

– La renovación deberá solicitarse, sin recargo en el importe de la tasa,  en los seis meses anteriores al vencimiento del registro, pudiendo realizarse válidamente, aunque con recargo en los seis meses siguientes.

Desde Torres Abogados recomendamos en primer lugar un examen previo de la solicitud para estar en cumplimiento de la normativa aplicable, con el objeto de que la solicitud sea acorde con los precepto legales que la regulan, evitando posibles denegaciones u oposiciones formuladas por terceros y que conllevarían la no inscripción de la marca.

Consúltanos para la inscripción de tu marca.