+34 958 520 531 info@torresabogados.com EnglishSpanish

Toda vez que se produce una crisis en el seno conyugal, se determinarán, tanto de mutuo acuerdo como por imposición judicial, las medidas que regularán la situación de conflicto entre los cónyuges. Entre ellas, se fijará la pensión de alimentos a cargo del progenitor no custodio y a favor de los hijos, tendente a cubrir los gastos ordinarios e, igualmente, se concretarán qué gastos son extraordinarios y, en su caso, voluntarios.

Existen tres tipos de gastos generados por los hijos:

  • Los gastos ordinarios. Se encuentran incluidos en la pensión de alimentos. Son aquellos gastos repetitivos, habituales y diarios. Corresponde satisfacerlos a ambos progenitores, sufragándolos el no custodio a través de la correspondiente pensión de alimentos.A estos gastos se refiere el artículo 142 del Código Civil expresando que son aquellos gastos indispensables para el sustento, habitación, vestido, asistencia médica, educación e instrucción y los gastos de embarazo y parto.
  • Los gastos extraordinarios. Se encuentran al margen de la pensión de alimentos debido a que el cónyuge no custodio tendrá que abonarlos con independencia de ésta. Se pueden definir como aquellos gastos que surgen de manera aislada, esporádica y poco habitual.Generalmente, se abonarán al 50 % por cada uno de los cónyuges, sin embargo, una de las líneas jurisprudenciales por la que optan nuestros Tribunales supone la aplicación de la regla de la proporcionalidad, al igual que se utiliza para fijar la pensión de alimentos, en función de los ingresos y disponibilidad económica de cada uno de los cónyuges.
  • Los gastos voluntarios. Se encuentran excluidos de la pensión de alimentos, siendo aquellos con respecto a los que los cónyuges han pactado una determinada forma de satisfacerlos.

Una vez expuesta esta introducción, a fin de esclarecer a grosso modo los rasgos característicos de cada uno de los diferentes gastos, vamos a centrar el artículo en los extraordinarios, pues la ausencia en la doctrina y la jurisprudencia de un numerus clausus de los mismos, suscita dudas en cuanto a su naturaleza como tales.

A modo de ejemplificativo, podemos indicar que son gastos extraordinarios:

– Los gastos de ortodoncia.

– Las clases de apoyo, si resultan necesarias para el hijo.
– Las actividades extraescolares que se revelen necesarias para el desarrollo del menor.
– Los gastos médicos no cubiertos por la Seguridad Social.
– Los de adquisición de gafas no cubiertos por la Seguridad Social.
– Gastos derivados del aprendizaje de inglés. En los tiempos actuales, se ha considerado por parte de los Tribunales que resulta lógico que los padres complementen la formación de sus hijos, apuntándoles a clases de inglés. En consecuencia, es justo que este gasto se comparta por ambos progenitores debido a que resulta preceptivo que el hijo posea conocimientos sobre el idioma pues nos encontramos en una sociedad cada vez más competitiva.
– Gastos generados como consecuencia de cursar estudios universitarios.
· El gasto generado por la matrícula de una Universidad pública no se considerará gasto extraordinario y, por el contrario, sí lo será el gasto generado por el pago de la matrícula de una Universidad privada al no ser un gasto estrictamente necesario que se encuentre incluido en la cantidad satisfecha en concepto de pensión de alimentos.
· La reciente necesidad de la obtención de la acreditación de un nivel B1 de un idioma oficial para lograr el título de Grado en algunas de nuestras Universidades implica que, en un procedimiento judicial de estas características, se pueda determinar este gasto como extraordinario. Su logro supone una exigencia para que los hijos puedan completar su formación académica universitaria, siendo un gasto esporádico y que pudo no ser un gasto previsible en el momento de fijar la pensión de alimentos.
· Igual de novedosa resulta la consideración como extraordinarios de los gastos generados como consecuencia del disfrute de una beca del programa de intercambio Erasmus. No existe jurisprudencia consolidada al respecto, pero sí resulta posible encajar algunos de los gastos en el concepto de ordinarios y otros en el de extraordinarios.

Los gastos generados durante este año en el extranjero hay que clasificarlos:

  • En primer lugar, aquellos que son necesarios, como pueden ser los ocasionados por los viajes de ida al país de destino y de vuelta al país de origen o los de alojamiento o manutención.Estos gastos sí deberán ser considerados como extraordinarios.
  • En segundo lugar, aquellos que no son imprescindibles para esta formación académica en el extranjero como pueden serlo los gastos acaecidos como consecuencia de viajes de vuelta al país de origen o viajes a otros países durante el curso académico. Estos gastos no se considerarán como extraordinarios al no ser imprescindibles durante el curso.

Aun cuando los gastos necesarios de la estancia pueden ser incluidos como extraordinarios, puede ser rebatida su no inclusión si, atendiendo a la mayoría de edad del hijo y a su capacidad para la búsqueda de empleo, resulta posible que el mismo tuviera independencia económica a fin de poder sufragar los gastos generados, no cubiertos por la percepción de la beca.

Ante la jurisprudencia dispar en relación a algunos gastos extraordinarios, los cónyuges se encuentran facultados para poder acordar cuales se considerarán como tales y, en caso de desacuerdo, podrán solicitar la correspondiente autorización judicial. En este último caso, el procedimiento judicial a seguir se articula a través del incidente declarativo regulado en el artículo 776.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Este incidente finalizará con un Auto en el que el Juez dictaminará si el gasto se considera o no extraordinario y si el progenitor demandado debe proceder a su pago.

La inexistencia de un listado taxativo de gastos extraordinarios, lo configura como una materia que suscita debate en nuestros Tribunales en relación a su naturaleza de extraordinarios o no y, en todo caso, siempre atendiendo a las específicas circunstancias del caso.

DESPACHO TORRES ABOGADOS SLP ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias, al que ha desarrollado una Web Corporativa, para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. [24/03/2021]. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TicCámaras de la Cámara de Comercio de Granada.

Fondo Europeo de Desarrollo Regional

Una Manera de Hacer Europa

DESPACHO TORRES ABOGADOS, S.L.P. ha sido beneficiaria del FSE, cuyo objetivo es promover la sostenibilidad y la calidad en el empleo, y gracias al que ha procedido a la contratación de jóvenes beneficiarios del Sistema Nacional de Garantía Juvenil, apoyando la reducción de la tasa de desempleo juvenil en España a través del fomento de la contratación 30/12/2020. Para ello ha contado con el apoyo del “Plan de Capacitación – PICE” de la Cámara de Comercio de Granada.

Fondo Europeo de Desarrollo Regional

Una Manera de Hacer Europa