En este artículo vamos a tratar sobre la Instrucción 3/2014, de 19 de noviembre, promulgada por la Directora del Departamento de Recaudación de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, y referente a la suscripción de acuerdos singulares con obligados tributarios declarados en Concurso de Acreedores.

Esta reciente Instrucción viene a aclarar determinados aspectos que pudieran resultar confusos sobre los criterios para homologar y coordinar las actuaciones de los órganos de recaudación de la AEAT, estableciendo mediante la misma, las condiciones generales para la suscripción de acuerdos singulares con obligados tributarios que se encuentren en situación concursal, todo ello motivado por el ánimo de protección que vienen anunciando las últimas reformas concursales  y que van orientadas a la continuación de la actividad empresarial, redundando no solo en beneficio de la propia empresa, sino también de sus empleados y acreedores, así como de la economía en general.

Debemos iniciar recordando que lo recogido en la presente instrucción ya venía establecido en el artículo 164.4 de la Ley 58/2013, de 17 de diciembre, General Tributaria, y en términos análogos en el artículo 10.3 de la Ley 47/2003, de 26 de noviembre, General Presupuestaria, por los cuales la Hacienda Pública podría suscribir, en el curso de los procesos concursales, los acuerdos o convenios previstos en la legislación concursal, así como acordar, de conformidad con el deudor y con las garantías que estimaran oportunas, unas condiciones singulares de pago.

Este acuerdo singular tendrá la consideración de marco general para la satisfacción del crédito tributario con calificación de privilegiado, permitiendo una flexibilización de la que no gozaban otros procedimientos como el aplazamiento o fraccionamiento, que debía regirse por unas prescripciones normativas legales y reglamentarias más rígidas.

La fecha límite por la que se permite la suscripción de estos acuerdos singulares será la de eficacia del convenio de acreedores, puesto que es, a partir de ese momento cuando finalizan los efectos de la declaración concursal.

Las instrucciones que la misma recoge son las siguientes:

  • Será aplicable a créditos privilegiados.
  • El acuerdo singular será el marco general.
  • El convenio general, por tanto, afectará exclusivamente al crédito calificado como ordinario y subordinado, con posibilidad de incluir en el mismo las condiciones de pago de los créditos privilegiados sobre los que la AEAT tenga competencia de voto, no pudiendo en este caso celebrar acuerdo singular, pero si servirán las presentes instrucciones para negociar el convenio general.
  • La fecha límite será la de eficacia del convenio de acreedores del art. 133.1 de la Ley Concursal.
  • Podrían incorporarse nuevos créditos con posterioridad a la firma del acuerdo singular si surgiere un nuevo crédito privilegiado.
  • Se requiere haber satisfecho los créditos calificados contra la masa, así como los posteriores a la fecha de eficacia del convenio general.
  • No puede recoger condiciones más favorables para el deudor que las recogidas en convenio de acreedores.
  • Con carácter general no se incorporan quitas en el acuerdo.
  • Podrá contener esperas, así como otras condiciones de garantías que se estimen necesarias.
  • Será vigente salvo incumplimiento de las obligaciones contraídas.
  • El tipo de interés podrá ser inferior al tipo de demora.
  • Se puede requerir un ingreso mínimo de un porcentaje de la deuda.
  • Se establece la posibilidad de introducir cláusulas dirigidas al cobro de la deuda por enajenación de acciones de la concursada y que sean propiedad de los miembros del Consejo de Administración.
  • No cabe la modificación una vez suscrito, salvo que la modificación redunde en beneficio del crédito público.
  • Solo se permite un único acuerdo singular con el concursado.

Se establecen en el mismo medidas de control para el cumplimiento del acuerdo singular, así como la posibilidad de llegar a acuerdos con deudores que tuvieren convenio general aprobado y que hubieran suscrito aplazamientos o fraccionamientos siempre que concurran una serie de requisitos:

· No deberá tener pendiente de pago créditos contra la masa, así como estar al corriente de pago de cualesquiera otras obligaciones devengadas con posterioridad a la fecha de eficacia del convenio.
· Deberá ingresar un 20% del total del crédito privilegiado.
· En caso de existir embargos, no se producirá la devolución de cantidad alguna, sin perjuicio de que los embargos no ejecutados puedan ser sustituidos por otros.
· La espera estará sujeta al tiempo transcurrido desde la firmeza del convenio general.

Como mencionábamos anteriormente, la presente Instrucción viene a establecer los criterios que de forma general deben tener en consideración los distintos órganos de la AEAT para la aplicación de los acuerdos singulares, acuerdos que con anterioridad se podían adoptar pero que esperamos, que con la presente Instrucción, posibilite en gran medida la adopción de este tipo de medidas en consonancia con el ánimo que vienen reiterando las últimas reformas concursales.